La constante búsqueda por el bienestar es una característica de muchos de nuestros lectores, y la alimentación es fundamental para ello. En ese sentido, la espirulina es un componente importante que nos puede ser de gran ayuda y con gran cantidad nutrientes para el cuerpo.

Qué es la Espirulina y cómo la consumo

La espirulina es una cianobacteria con forma de espiral, es de color azul verdoso, color que le da la presencia de clorofila y ficocianina. La espirulina ha servido como alimento a lo largo de la historia, hay evidencias de que la cultura azteca la consumía, pero es a partir del siglo XX cuando empieza a difundirse su consumo, ya en el siglo XXI se está experimentando un boom por la difusión en los medios de sus excepcionales propiedades.

Esta alga que es recogida de las orillas más saladas del Atlántico posee entre sus nutrientes 21 de los 23 aminoácidos existentes, enzimas, vitaminas del complejo B, ácidos grasos esenciales. Incluye minerales como magnesio, fosforo, zinc, potasio, manganeso, molibdeno y selenio. Con 800% más calcio que la leche y 30 veces mas hierro que la carne la espirulina es un nutriente que puede ser de gran ayuda para tu salud.

Cómo tomar espirulina

En este sentido, esta alga tiene varias formas de consumirse, en forma de alimento o como suplemento vitamínico nutricional. En caso de un suplemento nutricional en capsulas, se recomienda de 2 a 3 tabletas de 400mg con cada comida. Existe también espirulina en polvo, en este caso se puede tomar una cucharada sopera, la cual se puede añadir a zumos o cualquier otra preparación que se incluya en su dieta.

Si se incluye como parte de una dieta para adelgazar, se recomienda de 6 a 9 tabletas por día entre media y una hora antes de cada comida. Asimismo, para ingerirla junto a distintas comidas es posible mezclarla con la sémola integral para conseguir una pasta.

Por su parte, es importante tener en cuenta las cantidades de consumo dependiendo del uso que se le busque dar a la espirulina

Dados los variados beneficios y los muchos nutrientes que puede ofrecer esta alga, debemos comenzar a emplear este alga en nuestros platos. Podemos incorporarla seca, como se encuentra en la mayor parte de los suplementos que encontramos en tiendas específicas o herbolarios, o fresca, tal como si fuera un vegetal.
Así, podemos elaborar por ejemplo un batido de espirulina para beber después de hacer deporte o como parte de un desayuno o merienda, o bien, podemos acudir a platos más elaborados como puede ser una sopa de algas en la cual añadimos espirulina fresca o seca. La espirulina se puede utilizar como cualquier verdura de hoja verde, así que es ideal para acompañar salteados, empanadas e incluso tartas, es fácilmente combinable con otros vegetales y carne. ¡Tu imaginación es tu límite!
Si la empleamos en polvo, que es como la podéis encontrar en nuestra tienda online, podemos añadir una cucharada de espirulina a nuestras salsas, a un relleno de empanada, a una ensalada, batidos, guacamole u otras preparaciones para enriquecerlas con todos sus nutrientes y propiedades. Y queréis aprovechar todas sus propiedades pero no os “cuadra” en vuestras recetas siempre podéis aprovechar nuestro suplemento de espirulina en comprimidos.

¿Conocías todo lo que la espirulina podía hacer por ti? Un alimento lleno de nutrientes que mejorarán tu calidad de vida al poco tiempo de incorporarlo en tu dieta.