Cada día usamos multitud de cacharros en la cocina, ollas, sartenes, platos… y cada día, después de su uso, tenemos que limpiarlos y dejarlos libres de comida y suciedad. Seguramente la gran mayoría utiliza los productos de limpieza antigrasa que las grandes marcas ponen en el supermercado de la esquina para eliminar esta suciedad. Hasta aquí no os hemos descubierto América, lo sabemos.

Pero ¿sabías que la mayoría de esos productos de limpieza son demasiado agresivos con tu piel y podrían debilitara, provocar alergias o incluso otros problemas de salud?

Más adelante hablaremos de cómo limpiar los platos con ingredientes naturales pero hoy nos gustaría compartir con vosotros una manera ecológica, casera y totalmente libre de químicos para acabar con la suciedad de todos vuestros utensilios para cocinar.

Cómo limpiar la grasa de sartenes y ollas con ingredientes naturales

Para limpiar sartenes y ollas de forma natural y casera sólo necesitamos dos cosas: una patata y bicarbonato de sodio.

  1. Coge una patata mediana, pélala y córtala por la mitad
  2. Unta la mitad que has cortado en bicarbonato de sodio
  3. Frota la parte inferior del cacharro (olla o sartén) con la patata, como si fuera una esponja

Verás los resultados enseguida. El truco aquí es la mezcla de la patata y el bicarbonato, así que no olvides ir cortando la patata cuando se vaya ensuciando, vuelve a echar bicarbonato y sigue con la limpieza.

Cómo eliminar la suciedad del interior de las ollas

En este caso además vamos a reciclar, o más bien reutilizar las bolsas de te usadas. Para limpiar la grasa del interior de las ollas:

  1. Cogemos una bolsa de té seco
  2. Frotamos en los lugares de la olla donde haya grasa
  3. La grasa se irá disolviendo

Quizá necesites más de una bolsita de té para limpiar toda la olla, pero te aseguramos que funciona.

Cómo limpiar la suciedad pegada al culo de una sartén

Este método te costará algo más (de tiempo, difícil no es), pero te aseguramos que no hay mejor método para acabar con esa suciedad imposible de sacar en el exterior de tu sartén.

  1. Cogemos una sartén algo más grande que la que queremos limpiar
  2. Echamos 4 o 5 cucharadas y agua (la necesaria para que al meter la otra sartén quede el exterior cubierto pero que no desborde)
  3. Ponemos la sartén que queremos limpiar encima
  4. Dejamos hervir el agua con la sarten dentro durante 30 minutos

¡Y listo!, cuando retires la sarten podrás limpiar la grasa sin ninguna dificultad

¿Has visto qué fácil? Y todo sin usar ningún producto químico y con elementos que puedes encontrar por casa!

Abandona los quitagrasas y pásate a los productos naturales, tu salud te lo agradecerá.

No olvides que compartir es vivir!